10% OFF USE PROMO CODE: WELCOME

Free walking tours Bordeaux

24-hours-in-bordeaux-cover

Cómo pasar 24 horas en Burdeos

Burdeos se ha convertido, con razón, en un destino popular para pasar un fin de semana, tanto para los residentes en Francia como para los visitantes de todo el mundo. Pero pasar sólo 24 horas en Burdeos requiere una cuidadosa planificación.

Querrá ver todas las atracciones principales y absorber la atmósfera de este lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sin cansarse ni hacer que todo parezca un castigo por algún crimen olvidado. Por eso, nuestra guía sobre cómo pasar 24 horas en Burdeos le resultará muy útil. Esperamos que le resulte útil.


Pase una mañana relajada

Burdeos en invierno

Para intentar aprovechar al máximo sus 24 horas en Burdeos, los visitantes pueden ir con mucha prisa desde el primer segundo de su llegada. Pero nosotros decimos: ¿por qué no hacer las cosas de forma más relajada, más bordelesa?

Tanto si viene en avión, como en tren o en coche, es más que probable que necesite un poco de tiempo para entrar en el espíritu de las vacaciones. Por eso, una vez que haya dejado las maletas en el lugar donde se aloja la noche, le sugerimos que se dirija a una cafetería y disfrute de un buen café recién hecho, o incluso de algo de comer.

Esto le dará tiempo para entrar en el ritmo de la ciudad y, probablemente, para encontrar algunas joyas ocultas que admirar por el camino. Los cafés más elegantes se encuentran a lo largo de las principales avenidas de la ciudad, pero si está dispuesto a descubrirlos antes, no faltan las pequeñas plazas que le esperan.


Explorar el casco antiguo por la tarde

Saint Andrew Cathedral

Una vez que las campanas de la catedral de Burdeos hayan tocado a mediodía, será el momento de explorar el casco antiguo, que constituye el mayor sitio urbano declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Como es de suponer, hay mucho que ver, por lo que vale la pena considerar un recorrido gratuito a pie por Burdeos para conocer los principales lugares de interés (como la catedral y sus campanas, entre muchos otros).

Con un guía experto en la materia, también tendrá la oportunidad de empezar a trazar un mapa de la ciudad en su cabeza, para saber dónde volver más tarde cuando quiera visitar un museo específico o detenerse a comprar una tienda que le resulte intrigante (¡la calle Sainte-Catherine está absolutamente llena de ellas!

Y si le apetece ir a su aire, pero no quiere renunciar a los conocimientos de un guía, una visita privada en Burdeos es la mejor opción, ya que se puede adaptar a sus propios intereses.


Tomar una copa a primera hora de la tarde

bordeaux-food

Tomar una copa y un aperitivo con los amigos al final de la jornada laboral -lo que los franceses llaman ápero- es una obligación para cualquier visitante que se precie con 24 horas en Burdeos. Lo más difícil es probablemente decidir dónde ir.

Nuestra sugerencia es la zona de la Place de la Bourse, como la Rue Saint-Remi o la cercana Place du Parlement. En cualquiera de los dos lugares encontrará muchas opciones para su ápero, por lo que encontrar una mesa al sol en verano o junto a los radiadores en invierno no debería ser demasiado difícil.

Mientras esté allí, no deje de ver la brillante belleza de la piscina reflectante Miroir d'Eau. Uno de los más grandes de su clase, sus reflejos ayudan a crear una atmósfera maravillosamente romántica, con una niebla artificial que se añade a la mezcla cada 30 minutos aproximadamente a lo largo del día.


Degustar la excelente cocina bordelesa

red-wine

Aunque Burdeos es quizá más conocida por su tradición vinícola, que se remonta a cientos de años atrás y que se puede degustar fácilmente en la mayoría de los buenos bares y restaurantes, tampoco hay que descartar su oferta gastronómica.

Diríjase al río Garona para elegir entre los bistrós familiares con vistas épicas al río, donde los menús son sencillos y abundantes, pero también muy buenos. Los amantes de la carne no tienen que buscar más allá de l'entrecôte bordelaise, o filete a la bordelesa. Por su parte, los que quieran probar algo diferente pueden pedir la lamprea local, un tipo de pescado cocinado con jamón curado, puerros y vino tinto.

Si el tiempo es bueno -y siempre parece ser el caso en Burdeos-, se puede bajar algo de lo que se acaba de consumir en el Jardín Público. El Jardín Público permanece ocupado hasta bien entrada la noche y un paseo por sus parterres y estatuas es una forma maravillosa de terminar el día.

Hacer una pequeña compra

Mercado de los Capuchinos

Después de una buena noche de sueño, pase sus últimas horas en Burdeos haciendo un poco de compras. Si no puede olvidarse de la comida de la noche anterior, no hay mejor lugar para ir que el Marché des Capucins, que se ha convertido casi por casualidad en una de las principales atracciones turísticas de Burdeos.

En este mercado gastronómico encontrará todo lo que pueda desear para recrear en casa los platos favoritos de Burdeos, así como una variedad muy tentadora de pasteles locales y otras especialidades.
Por otra parte, si ha venido a Burdeos para aprender más sobre sus vinos, probablemente tenga tiempo suficiente para visitar la impresionante Cité du Vin. Aunque pueda parecer un proyecto de vivienda, en realidad es un museo de última generación dedicado a todo lo relacionado con la viticultura.

Ubicada en una estructura de metal y cristal de ocho pisos que se dice que representa un decantador, la historia comienza en la época medieval y continúa hasta el día de hoy, en el bar con vistas panorámicas de los viñedos actuales. Si pensaba que aprender sobre el vino sería un poco aburrido, la Cité du Vin le demostrará lo contrario.


¿Son suficientes 24 horas en Burdeos?


Con todo lo que hemos mencionado, podría empezar a preguntarse si 24 horas en Burdeos son suficientes. Por supuesto, sería perfectamente posible pasar dos o tres días en Burdeos sin quedarse sin cosas divertidas que ver y hacer. Sin embargo, para una primera, segunda o tercera visita, 24 horas es una buena cantidad de tiempo. Siempre que tenga cuidado de equilibrar el día entre las visitas turísticas y la relajación, no podemos esperar que se arrepienta de su decisión.

Add a Comment

Your email address will not be published.