10% OFF USE PROMO CODE: WELCOME

Free walking tours Bordeaux

unusual-things-to-do-in-bordeaux

Cosas insólitas que hacer en Burdeos

Burdeos es una ciudad que se ha convertido en una de las visitas obligadas para turistas de todo el mundo y que cuenta con un impresionante número de atracciones. Aunque muchos la visitan principalmente para conocer sus afamados vinos, hay muchas otras cosas que hacer, desde playas a museos, para mantener entretenidos a los visitantes. Pero, ¿qué hay de las cosas más insólitas que hacer en Burdeos?

Si quiere escapar de los típicos escondites turísticos, ¿qué joyas ocultas puede descubrir en Burdeos? Acompáñenos y le guiaremos más allá de las conocidas atracciones turísticas de Burdeos para descubrir algunos de sus lugares más peculiares e insólitos.

Nieblas atmosféricas en el Miroir d'Eau

Water Mirror - Espejo del agua

Visitar la céntrica Place de la Bourse (Plaza de la Bolsa) puede que no sea una de las cosas más insólitas que hacer en Burdeos. Pero tiene sus secretos y sus sorpresas. Aunque esté preparado para sus bellos edificios del siglo XVIII, nada puede preparar a los visitantes primerizos para la atmósfera creada por el Miroir d'Eau.

Instalado en 2006, este gigantesco estanque reflectante -el mayor del mundo- está formado por losas de granito inundadas por apenas un par de centímetros (menos de una pulgada) de agua. Sin embargo, el efecto resultante es impresionante. Y eso antes de que lo acompañe una bruma mágica que aparece cada 15 minutos a lo largo del día desde abril hasta octubre.

Palacio Galien

Un buen recorrido a pie por Burdeos le llevará sin duda hasta las brillantes aguas del Miroir d'Eau. Pero puede que no incluya una parada en el Palais Galien. El Palacio Galien, que ni siquiera es un verdadero palacio, es uno de los pocos lugares de la época romana que quedan en el Burdeos actual.

Con casi dos mil años de antigüedad, el Palacio Galien tiene una presencia imponente, y eso a pesar de que es sólo una pequeña parte de lo que una vez estuvo en el lugar. En su día fue un anfiteatro capaz de albergar a entre 15.000 y 20.000 personas, pero hoy en día los arcos que quedan y las ruinas de varios pisos son un lugar encantador para hacer un picnic.

Museo del Vino y el Comercio

Seguir los lazos vinícolas de la ciudad no es lo más inusual que hacer en Burdeos, ya que es una de las principales razones por las que el nombre de Burdeos suena en países cercanos y lejanos. La Cité du Vin es una parada habitual para los aficionados al vino y los que desean aprender más. En su lugar, le recomendamos que se dirija al Museo del Vino y del Comercio de Burdeos.

También conocido como Musée du Vin et du Négoce de Bordeaux, este espacio se encuentra en el barrio de Chatrons, en las bodegas que en su día pertenecieron al responsable de abastecer de vino al rey Luis XV. Además de conocer parte de la historia del comercio del vino, los visitantes pueden degustarlo mientras un miembro del personal les explica en qué deben fijarse. Una visita al museo es, por tanto, un complemento ideal para cualquier visita enogastronómica a Burdeos.

Aparcamiento Victor Hugo

Si visitar un aparcamiento público no es una de las cosas más insólitas que hacer en Burdeos, ¡no sabemos qué lo es! A poca distancia de las atracciones más obvias, como el Museo de Aquitania y la Puerta de Borgoña, se encuentra un aparcamiento de varios pisos construido en la década de 1960.

Reformado en los años 90, su exterior demuestra que Burdeos y sus habitantes tienen sentido del humor. Y es que entre las finas columnas verticales de hormigón blanco que delimitan su perímetro sobresale la carrocería de un coche. Está diseñado para que parezca que está a punto de estrellarse contra el suelo. Cuando se trata de oportunidades fotográficas extravagantes, ésta es una de las que hay que tener en cuenta.

Rue des Faures

Diríjase al sur desde el aparcamiento Victor Hugo hacia el río Garona y llegará a la Rue des Faures. Esta calle, que sigue el mismo trazado desde hace siglos, se encuentra en el corazón del barrio de Saint Michel.

Antaño sede de los ferreteros y herreros de la ciudad (o faures), hoy en día es una encantadora calle adoquinada que alberga un buen número de pequeñas boutiques independientes junto a lugares para comer y beber, especialmente para el aperitivo de después del trabajo y antes de cenar, tan apreciado por los bordeleses.

Cripta de la Basílica de Saint-Seurin

La Basílica de Saint-Seurin (o de San Severino), uno de los tres grandes edificios religiosos de Burdeos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, también merece una visita. Este edificio milenario, que data del siglo X, debe su nombre al santo patrón de Burdeos.

La cripta subterránea de la basílica es uno de los primeros lugares de enterramiento cristiano de la ciudad, lo que la convierte en un lugar fascinante para descubrir los primeros años de Burdeos. Para algunos, pasear entre los sarcófagos de mármol elegantemente tallados puede ser una experiencia espeluznante, pero también hipnotizadora y, por supuesto, inusual.

Ecosistema Darwin

Nacido en un cuartel militar abandonado, el ecosistema de Darwin es difícil de describir con palabras. Utilizado por todo el mundo, desde patinadores y grafiteros hasta compradores de su supermercado ecológico, parece desafiar cualquier definición.

Lo que sí se puede decir es que Darwin se ha convertido en uno de los lugares más interesantes de Burdeos para pasar el rato después de visitar los principales monumentos. Tanto si le apetece buscar una ganga en la tienda de baratijas, como dar un paseo por este barrio único en su género o pasar a degustar las últimas creaciones de la cervecería artesanal, estamos seguros de que se enamorará de los encantos de Darwin. También hay cafeterías, pastelerías, brasseries, una tienda de surf y una librería abiertas durante todo el año. Además, durante la primavera y el verano, no es raro toparse con una proyección de cine o una representación cultural.

No se arrepentirá de encontrar estas cosas insólitas que hacer en Burdeos

Además de las atracciones relacionadas con el vino y los grandes monumentos turísticos, Burdeos tiene cosas curiosas y muy interesantes que hacer. Estas cosas insólitas que hacer en Burdeos van desde las brumas atmosféricas del Miroir d'Eau en la Place de la Bourse hasta el Darwin alternativo. Creemos que ofrecen algo para cada viajero, pero si no está seguro, ¿por qué no consulta nuestra guía sobre si merece la pena visitar Burdeos para convencerse?

Add a Comment

Your email address will not be published.

Recent Posts